EL ENTRENAMIENTO FUNCIONAL Y SUS BENEFICIOS

Desde hace ya un tiempo el entrenamiento funcional ha estado en boca de muchas personas. Pero, ¿realmente sabes en qué consiste esta disciplina y qué beneficios te aporta?

Pues el propio nombre hace un pequeño spoiler de lo que consiste este entrenamiento: funcional. Es por ello que cuando hablamos de entrenamiento funcional se habla de un tipo de ejercicio práctico, que nos sirva para nuestro día a día. Esto es debido a que se trata de llevar a cabo ejercicios que nos sirvan en nuestras tareas diarias, ya sea por los movimientos que realizamos en estas, como los músculos que utilizamos. Y así reducir la posibilidad de la aparición de alguna lesión.


Pero ojo, es muy importante, el entrenamiento funcional es un ejercicio personalizado y es ahí donde recae la gran importancia de nuestros entrenadores. Ya que estos adaptan cada ejercicio a la persona, su capacidad física, objetivos y vida diaria.

Y como podréis imaginar, hay una gran lista de beneficios derivados de la práctica de este deporte.


1. Al trabajar un gran número de grupos musculares, ayudará a que el atleta esté mucho más completo. Con esto nos referimos a que, si un deportista profesional, como puede ser un jugador de tenis, añade este tipo de rutinas a sus entrenamientos, potenciará mucho más su físico, consiguiendo así, mejores resultados.


2. Como su nombre dice, el entrenamiento funcional hará que las tareas que realices en tu día a día sean mucho más sencillas. Ya que conseguirás ganar fuerza que realmente apliques en tu vida diaria.


3. Y, al igual que ganar fuerza implica que puedas llevar a cabo las tareas de forma mucho más sencilla. También quiere decir que te ayudará a prevenir lesiones por movimientos inadecuados o para los que no estés preparado.


4. Pero, no creas que todo lo que se gana es fuerza, ¡para nada! Vas a ganar fondo cardiovascular, equilibrio, flexibilidad, coordinación, mejora de la postura corporal y un largo etcétera.


5. Sin olvidarnos algo que es importante para muchos de vosotros. Que los resultados sean visibles. Es algo que se anhela desde el primer momento en el que empiezas a entrenar algún deporte y con el entrenamiento funcional no es menos. Gracias a un buen entrenador y esta disciplina, podrás ver esos resultados.

Y ahora seguramente os preguntéis, ¿Cuántas veces tengo que hacer este entrenamiento a la semana?


Como con todo en esta vida, la respuesta depende del objetivo que tengas. Pero lo más recomendable suele ser que se lleven a cabo dos o tres sesiones por semana y esto se complemente con alguna otra disciplina. Para obtener de esta forma unos resultados óptimos.


En cuanto incorpores estas rutinas a tu plan de entrenamiento vas a ver unos grandes cambios en tu cuerpo. Además de la quema de grasa corporal, siendo uno de los principales objetivos de muchas personas cuando empiezan a practicar deporte, también mejorará tu postura, flexibilidad, equilibrio y estabilidad. La toma de conciencia de los músculos que se trabajan y de los movimientos correctos que se han de hacer en nuestras tareas cotidianas tienen una gran importancia en la mejora de tu postura. Y esto hará que las posibilidades de lesionarte disminuyan y puedas llevar una vida sana y activa. Que al final, es de lo que trata cualquier deporte.